Fundamentos del Orden Social Alemán (la obra del frente alemán de trabajo)

$290.00

Costo:

México 290 MXN

 

 

Categoría: Etiquetas: , Product ID: 13846

Descripción

Admiradores y detractores del nacionalsocialismo suelen conocer mucho de algunas de las organizaciones más famosas del Tercer Reich, llegando includo a emparentarlo totalmente a ellas. Sin embargo, la organización principal del Tercer Reich, la que por lejos más gente reunía, y la que fue el eje principal de su política fue el Frente Alemán del Trabajo (DAF: Deutsche Arbeitsfront). Si se pretende estudiar el nacionalsocialismo indefectiblemente se debería estudiar esta institución para comprender su idelogía y su forma de aplicación.

De hecho, el eje principal de su propaganda, traducida por el mismo Tercer Reich a numerosos idiomas, fue siempre el socialismo y no el racismo, el militarismo y mucho menos el judaísmo, como se puede ver en un estudio de la bibliografía editada en la época. La propaganda nacionalsocialista en tiempos de paz se limitó a defender su propio ideario y no a atacar el de los demás. Dentro de los muchos libros editados por el Tercer Reich en español sobre el socialismo el que aquí resentamos está dedicado a la organización que justamente fue el motor del mismo: el DAF. Publicado por el Gestor en Jefe del DAF en colaboración con la Oficina Central del Frente Alemán del Trabajo, «Fundamentos del Orden Social Alemán» nos presenta una completa radiografía de su organización, tanto como su ideología y fundamento.

El DAF reune en su seno a todos los alemanes que producen, ya sea manual o intelectualmente, y su fin principal es lograr una verdadera comunidad nacional donde todos los alemanes se sientan parte de un destino común, desarrollen sus capacidades individuales y se pueda lograr la gran aspiración del Nacionalsocialismo: la solidaridad espiritual de todos los alemanes, dejando atrás el egoísmo y la lucha de clases. Pero no solo se encargó del bienestar material y las condiciones de trabajo sino de su desarrollo intelectual y espiritual, con sus bibliotecas ambulantes para que todos puedan formarse; sus museos que abrían cuando terminaba la jornada laboral; las exhibiciones artísticas, y de un arte que lo eleve y no lo rebaje, para los trabajadores; los conciertos de música clásica gratuitos que se volvió algo popular en lugar de elitista. Algo que contrasta enormemente con el entretenimiento basura que la democracia utiliza para atontar a sus súbditos.

Mientras que las grandes empresas del otro bando no tienen empacho en utilizar trabajo esclavo y lo único que importa es beneficio economico, el DAF se encargaba de que el trabajo no sea peligroso ni falto de sentido, que esté signado por la belleza, que ni siquiera la luz del sol ni el contacto con la naturaleza falte, puesto que el espíritu que crea un pueblo sano y fuerte es siempre más valioso que el dinero invertido.

Mientras el comunismo propugnaba la lucha entre empleados y empleadores, la ideología de Hitler es ante todo armonía social. Obreros y empresarios juntos contra la especulación y la finanza, obreros y empresarios juntos contra la dictadura capitalista y comprendiendo que el bien de todos los trabajadores unidos es el bien de la Patria. Mientras la democracia es en realidad la dictadura del dinero, el DAF se ocupaba de que cada uno ocupe el lugar que le corresponda sin importar su origen, reclamando instrucción calificada a costa del Estado para quienes no puedan afrontarla ya que para el NS sólo valen la aptitudes y no el dinero, siendo uno de sus fines últimos el poner a cada uno en el sitio que le corresponde, prestando especial atención en que los más aptos alcancen los puestos dirigentes y no los que más dinero o conexiones tengan.

En lugar de tener a la gente atada a las prebendas del Estado, el DAF se encagaba de facilitarles una existencia independiente, colaborando a la adjudicación de terrenos propios, siempre con cuidado de la belleza y la tenencia de un huerto para la autosuficiencia. Para él, las fuerzas espirituales que se derivan de la compenetración del hombre con la tierra no deben ser menospreciadas.

Los adelantos y beneficios que el Frente Alemán del Trabajo dio a los trabajadores no han podido todavía ser ni siquiera igualados, por lo que su estudio resulta de gran interés.

 

Naturaleza y fines del Frente Alemán del Trabajo

 

Los objetivos del Frente Alemán del Trabajo están determinados en el Decreto de 24 de octubre de 1934. El texto de este Decreto es el siguiente:

Naturaleza y fines

ARTÍCULO PRIMERO

El Frente Alemán del Trabajo es la organización de todos los alemanes productores, intelectuales y manuales.

Quedan especialmente agrupados en él, como miembros con iguales derechos, los afiliados a los antiguos Sindicatos, a las que fueron Asociaciones de empleados y a las antiguas agrupaciones patronales.

La condición de miembro del Frente Alemán del Trabajo no es sustituíble por la afiliación a una organización profesional, política, económica o ideológica. El Canciller del Reich puede autorizar que pertenezcan al Frente Alemán del Trabajo, en calidad de miembros corporativos, determinadas organizaciones legalmente reconocidas.

ARTICULO II

La finalidad del Frente Alemán del Trabajo es la constitución de una verdadera comunidad nacional y de producción de todos los alemanes.

El Frente Alemán del Trabajo cuidará de que cada uno ocupe el lugar que le corresponda en la vida económica de la Nación en aquella disposición espiritual y física que le capacite para dar el máximo rendimiento, y preste, por tanto, la mayor aportación a la comunidad nacional.

ARTÍCULO III

El Frente Alemán del Trabajo es una organización dependiente del Partido Nacionalsocialista (N. S. D. A. P.), en el sentido de lo previsto en la Ley para Garantía de la unidad entre el Partido y el Estado de 1 de diciembre de 1933.

Dirección y organización

ARTICULO IV

El N. S. D. A. P. asume la dirección del Frente Alemán del Trabajo. El Jefe de la Organización del Partido dirige el Frente Alemán del Trabajo. Aquél será designado por el Führer Canciller del Reich.

El Jefe de la Organización del Partido, que lo es asimismo del Frente Alemán del Trabajo, designa y suspende en sus funciones a las restantes jerarquías de éste. Serán designados con carácter preferente para los cargos de mando los miembros de las Organizaciones comerciales e industriales nacionalsocialistas, anejas al Partido, y los pertenecientes a las Secciones de Asalto y a las Secciones de Seguridad.

ARTÍCULO V

La organización territorial del Frente Alemán del Trabajo corresponde a la del Partido.

En cuanto a su estructuración por ramas de actividad o especialidades se determinará siguiendo las normas establecidas en el Programa del Partido sobre estructura orgánica.

Tanto la organización territorial como la estructura por especialidades profesionales del Frente Alemán del Trabajo será determinada por el Jefe de la Organización Política, y publicada en el Libro de Servicios del Frente Alemán del Trabajo. Aquella autoridad decidirá igualmente sobre la admisión y pertenencia al Frente Alemán del Trabajo.

artículo vi

La Contabilidad y Tesorería del Frente Alemán del Trabajo queda sometida al control del Tesorero del Partido, según preceptúa el primer Reglamento para la ejecución de la Ley para Garantía de la unidad entre el Partido y el Estado.

Misión del Frente Alemán del Trabajo

ARTÍCULO VII

El Frente Alemán del Trabajo asegurará la paz social, contribuyendo a que el Jefe de Empresa tenga la debida comprensión para las justas demandas de su personal y a que éste adopte la misma actitud en atención a la situación y posibilidades de la Empresa.

Es misión del Frente Alemán del Trabajo buscar una situación de equilibrio entre los legítimos intereses de todos los que están integrados en él, según principios nacionalsocialistas, procurando limitar los casos en los que, a tenor de lo dispuesto en la Ley de 20 de enero de 1934, corresponda la decisión a los organismos competentes del Estado.

Es función privativa del Frente Alemán del Trabajo determinar la representación de todos los interesados a los efectos de lograr aquel equilibrio. Queda prohibida la constitución de otras organizaciones y su actuación en este aspecto.

ARTÍCULO VIII

Constituye el Frente Alemán del Trabajo la base y fundamento de la organización nacionalsocialista “Fuerza por la Alegría”.

El Frente Alemán del Trabajo velará por la instrucción y enseñanza profesionales.

Igualmente deberá realizar los fines y misiones que le fueron conferidas por la Ley de 20 de enero de 1934.

ARTÍCULO IX

Los bienes de las antiguas organizaciones enumeradas en el artículo primero de esta disposición, incluso los procedentes de sus organizaciones filiales o auxiliares, o de sus administraciones o empresas económicas, integrarán el patrimonio del Frente Alemán del Trabajo. Este patrimonio constituirá la base para la creación de las instituciones de asistencia del Frente Alemán del Trabajo.

Mediante estas instituciones de asistencia del Frente Alemán del Trabajo, garantizará éste en caso de necesidad, a cada uno de sus miembros, lo indispensable para su subsistencia, contribuirá a la elevación de los más aptos , facilitándoles una existencia independiente, a ser posible mediante la adjudicación de terrenos propios.

artículo x

Esta disposición entrará en vigor a partir del día de su publicación.

Berlín, 24 de octubre de 1934.

El Führer Canciller del Reich,

Adolf Hitler

Información adicional

Peso 390 g
Pasta

Blanda

Paginas

242

Autor

Otton Marrenbach