La Guerra Total

$180.00

Costo: 180 MXN

Author: Erich Von Ludendorff
Categoría: Etiqueta: Product ID: 11845

Descripción

El General Ludendorff, antiguo Jefe del Estado Mayor de los Ejércitos Alemanes durante la Primer Guerra Mundial, condujo junto a Hindenburg los destinos de la nación durante el conflicto, lo que lo convirtió en uno de los militares alemanes de mayor prestigio. Tras la guerra conduce junto a Hitler el fallido Putsch de Múnich. En 1935 desarrolla el concepto de «Guerra Total» que tuvo cierta influencia en el pensamiento de la época y en el nacionalsocialismo.

El concepto de guerra total, que se suele atribuir a Clausewitz, fue una prescripción de la forma de hacer la guerra tipificada por las ideas del general Ludendorff, basado en su experiencia militar al mando del esfuerzo bélico alemán durante la IGM.

Rompiendo con las antiguas concepciones, la Guerra Total diluye las diferencias entre el teatro de operaciones y el campo de batalla, borra la distinción entre combatiente y no combatiente. Considera una continuidad entre el Trabajador y el Soldado. Mientras el Trabajador cubre la retaguardia económica el soldado el frente de batalla. Exige el uso extremo, hasta las últimas reservas, de todas las fuerzas de una nación.

La Guerra Total no se refiere solamente a los medios dispuestos para la guerra, por el contrario, su especificidad se encuentra en los fines de la guerra. Es la conversión de los fines políticos por otros de carácter inmanentes (raciales, nacionales, etc.). La comunidad racial no es sólo un nuevo fin para la guerra, es la emergencia de un nuevo sujeto. De esta manera el sujeto no estará comulgado alrededor de una identidad política, como el ciudadano, sino en lo más profundo de su herencia histórica. En este sentido Ludendorff trabaja en dos niveles, la comunidad esta definida tanto en la idea de pueblo (Volk, pueblo o nación) como unidad cultural y como comunidad biológica. En la búsqueda del núcleo humano se llega a la idea de comunidad (Gemeinschaft).

Para Ludendorff resultaba de vital importancia el lograr “la Cohesión anímica del pueblo”y la clara delimitación de su enemigo

Aunque este libro parezca algo sobrepasado por los hechos, y sin vigencia para las concepciones estratégicas y tácticas modernas, un análisis más profundo dejará entrever su importancia como documento histórico acerca del pensamiento personal del Jefe del Estado Mayor Alemán de la Guerra del 14. No se puede desconocer la influencia que ha ejercido ludendorff ya sea como teórico o como político y conductor de la guerra. Porque su Der Totale Krieg no es sólo el análisis de las condiciones que determinaron el devenir de los conflictos como totales si no un intento teórico por adecuarse prácticamente a estas nuevas formas de conflicto.

El Autor

El mariscal Erich Von Ludendorff nació el 9 de abril de 1865 en KRUSZEVNIA.

Falleció en Munich el 20 de diciembre de 1937. Ingresó en el ejército en 1883 y en 1894 era oficial de Estado Mayor, llegando a Jefe de Operaciones en 1908. Al estallar la Primera Guerra Mundial ocupaba el cargo de Cuartel Maestre General del 2º ejército de BULOW. En agosto de 1941 condujo el plan de batallas de Tannenberg.

Después del fracaso de la ofensiva de Verdún (1916) fue enviado al frente occidental (1917), llevando a cabo una serie de vigorosos ataques en Francia y Flandes con resultados adversos. En agosto de 1918 al comprender que la guerra estaba perdida consintió en el establecimiento de un gobierno parlamentario que hiciere tentativas con Wilson para el armisticio.

Relevado el 28 de octubre de su cargo se refugió en Suecia, donde vivió bajo el seudónimo de LINDSTROM. En marzo de 1920 participó en el malogrado golpe militar contra la República de Weimar. Posteriormente, el 8 de noviembre de 1923, juntamente con Hitler, llevó a cabo el famoso y sin éxito Pustch nacionalsocialista, por el cual fue juzgado y condenado en febrero de 1924.

Militar con voluntad de hierro, gran poder de organización y energía incansable; fundamentó sus concepciones estratégicas y sus teorías sobre el hombre y la sociedad con razonamientos globales y totalitarios.

Prefacio

Aunque para un observador superficial, este libro parezca algo sobrepasado por los hechos, y sin vigencia para las concepciones estratégicas y tácticas modernas de la guerra atómica, un análisis más profundo dejará entrever su importancia como documento histórico acerca del pensamiento personal del discutido Jefe del Estado Mayor Alemán de la Guerra del 14, y de las conclusiones a que llegó inspirado en su experiencia en la conducción del Ejército alemán. Estas conclusiones, sumamente discutibles, pero no menos importantes desde el punto de vista de los acontecimientos que se sucedieron desde que fue escrita esta obra hasta la terminación de la Segunda Guerra Mundial, constituyen un interesantísimo material de estudio, porque fueron aplicadas por el Estado nacional socialista alemán.

¿Ludendorff inspiró a Hitler o Hitler inspiró a Ludendorff? No se sabe quién fue el primero en concebir el estado totalitario. Para el plan Mariscal alemán el fin de una nación es la guerra, y hay que dividir al mundo en mosaicos raciales, para así formar la cohesión anímica de un pueblo. Va aún más lejos Ludendorff cuando, en el último capítulo de su obra, hace del General en Jefe de las fuerzas armadas el supremo dictador de la vida entera del país, el hombre que debe tomar en sus manos a cada hombre y a cada mujer que habita la nación, para organizarlos y dirigirlos como sus máquinas a toda presión hacia la destrucción de los enemigos de la raza. Y esto no sólo en tiempo de guerra, sino también durante la paz, pues la paz es para la preparación para la guerra, en el ejército y en todo el país.

El cuadro de oficiales resultado de las teorías de Ludendorff-Hitler, está implicado en la política del estado y con las ideas políticas del “conductor” formando parte vital de su código de honor y su mística militar.

Información adicional

Peso 235 g
Autor

Erich Von Ludendorff

Pasta

Blanda

Paginas

177

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “La Guerra Total”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *