El mito de los 6 millones

21.25

Costo:
México 390 MXN

Descripción

Contiene imágenes en calidad de papel couche.

Según el Honorable Winston Churchill, la primera víctima de la guerra es la verdad. Difícil resulta discutir la justeza de esta afirmación del viejo león británico. En el curso de todos los conflictos bélicos del último siglo y del presente, la propaganda basada en atrocidades, reales o supuestas, del adversario, ha entrado a formar parte del arsenal ideológico, cada vez más indispensable para la obtención de la victoria total.

En el curso de la Primera Guerra Mundial, los Aliados, que monopolizaban casi por entero las agencias de noticias en todo el mundo, acusaron a Alemania de las mayores barbaridades. La propaganda sobre las atrocidades se convirtió en manos de hombres inteligentes pero desprovistos de escrúpulos, en una ciencia exacta. Increíbles historias de la barbarie germánica en Francia y Bélgica crearon el fraude de una excepcional bestialidad de los alemanes; fraude que continúa coloreando la mente de muchas personas en la actualidad. Los alemanes —se informó gravemente al mundo— se divertían arrojando al aire a los bebés belgas y ensartándolos con sus bayonetas al caer; también cortaban las manos de las enfermeras de la Cruz Roja. La prensa y la radio anglosajonas anunciaron la crucifixión de prisioneros canadienses. Aunque tal vez, la noticia más repulsiva y ampliamente puesta en circulación se refería a una fábrica para el aprovechamiento de cadáveres, en la cual, los cuerpos de los soldados, tanto alemanes como aliados, muertos en combate, eran fundidos para aprovechar la grasa y otros productos útiles al esfuerzo de la guerra de los Imperios Centrales. El hecho de que Arthur Ponsonby, eminente historiador y político británico, demoliera la fábula, no impidió al fiscal soviético en el Proceso de Núremberg de acusar otra vez a Alemania de haber montado una fábrica de jabón hecho con grasa humana, en Danzig, en 1942…

Sin embargo, el ministro británico de Asuntos Exteriores presentó públicamente excusas ante la Cámara de los Comunes por todos los ataques al honor de Alemania, reconociendo explícitamente que se trataba de propaganda de guerra.

Ahora bien, una confesión de ese talante no se ha hecho tras la Segunda Guerra Mundial. Al contrario, en vez de difuminarse con el paso del tiempo, la propaganda sobre las atrocidades alemanas y, de manera especial, la manera como fueron tratados los judíos europeos durante la ocupación de buena parte del Continente por las tropas de la Wehrmacht, ha ido en aumento. Hoy en día, en la televisión aparecen aún docenas de films sobre los campos de concentración. La literatura concentracionaria, a los sesenta y cinco años de finalizada la tragedia, continúa lanzando nuevas ediciones al mercado, martilleando retinas y cerebros de las gentes con una cifra horrorosa: 6.000.000 de judíos “gaseados” por los alemanes. Sería el mayor genocidio de la Historia, perpetrado con increíble brutalidad en la tierra que vio nacer a Kant y a Beethoven, a Goethe y a Schiller.

Muchos escritores e historiadores han puesto en duda, o han negado resueltamente, la realidad del llamado Holocausto. En las páginas que siguen creemos haber demostrado de manera irrefutable que éstos tienen razón y que el hecho de pretender sostener, hoy en día, que entre 1939 y 1945 seis millones de judíos fueron exterminados, a consecuencia de una política oficial de las autoridades alemanas es una acusación cuyo único fundamento son sus móviles políticos.

En las páginas que siguen se revela, no solo la falsedad de la imputación de que seis millones de judíos fueron exterminados por los nazis, sino los motivos que hay para que poderosas fuerzas internacionales estén desesperadamente interesadas en la persistencia de ese fraude.

Información adicional

Peso 580 g
Autor

Joaquín Bochaca

Paginas

390

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “El mito de los 6 millones”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *