La conquista del imperio americano (el poder judío en occidente y oriente)

$190.00

Costo:
México 190 MXN

Categoría: Etiqueta: Product ID: 3167

Descripción

La tesis pricipal de este libro gira en torno al siguiente concepto: Todo indica que estamos viviendo une época de la historia del mundo en la cual un grupo humano especifico, dotado de une ideologia mesiánica y de una arraigada consciencia de superioridad respecto del resto de los mortales, parece decidio a la conquista del mundo, y no solo de los Estados Unidos de América. Ese grupo humano no sólo se lanza al abordaje de bancos europeos –suizos y alemanes, por el momento– sobre todo, desde su bunker de Nueva York, la capital judía del Hemisferio Occidental, la mafia financiera judia devalua monedas y hunde y saquea naciones en todo el mundo, desde Indonesia hasta Rusia, pasando por Hispanoamérica. Sus “economistas académicos” diseñaron el “proyecto global”: la gran mentira que destruye pueblos y continentes enteros. Estos atracadores planetarios están atrincherados detras de un Mito, el del “Holocausto”. Él es su única “fuerza moral”.

CITAS

En homenaje a Nizar Qabbani,

y a sus “hombres del fin del tiempo”

Busco a los hombres del fin del tiempo

y no veo en la noche salvo gatos miedosos

cuyas almas sólo temen

el poder de las ratas…

Nos hemos acostumbrado a nuestra ofensa

¿Qué queda del hombre

cuando se acostumbra a la insignificancia?

En Al-Arabi, el 2-5-97

“La misma historia de siempre: atacar y huir tratando de engañar al mundo”

Israel: Sacred Terrorism, en Arabs News, 8 de marzo de 1980.

No debemos demonizar al Islam ni al mundo árabe Se trata al Islam de una

forma muy diferente que al cristianismo o al judaísmo. Años y años de

prejuicios hacen que, por ejemplo, hablar de terrorismo judío nos deje

indiferentes y que, sin embargo, sea habitual comparar a los musulmanes con

el mal. Hay mucha pereza intelectual y mucha ignorancia en todo eso. Hemos

aceptado como axioma las ideas de Samuel Huntington y el “choque entre las

civilizaciones Huntington busca enemigos como sea porque se arrastra la

necesidad ideológica de magnificar la superioridad de Occidente sobre el

mundo”

Edward Said, al Corriere della Sera, de Milán, el 10 de agosto de 1998

“Sólo treinta minutos después de que estallara la bomba, ya circulaban

rumores de que habían sido los islamistas El FBI se está introduciendo en

nuestros barrios (musulmanes), llama a la gente (musulmana) a sus trabajos y

los cita para interrogarlosEso nos está haciendo mucho daño, está creando

mala sangre y falsas especulaciones Sé que hay cierto resentimiento contra

nosotros, los musulmanes, pero estoy seguro que los habitantes de Kenia

tienen la suficiente madurez para superar esa afección, que es un virus

inducido desde el exterior”.

Marian Hens, La comunidad musulmana de Kenia en el punto de mira, en El

Mundo, Madrid, 13 de agosto de 1998.

“Israel está llevando a toda la región hacia la violencia, la anarquía, la

guerra y la destrucción”

Declaraciones de Yasir Arafat en Sudáfrica, el 12 de agosto de 1998.

“El rublo se debe devaluar de un 15 a un 25% por debajo de su nivel actual”

George Soros, en el Financial Times, el 13 de agosto de 1998

INTRODUCCIÓN

Desde hace cuatro años vengo analizando los llamados “Atentados de Buenos

Aires”. Esos atentados fueron dos explosiones en las que murieron más de

cien personas y quedaron heridas varios cientos más. La primera explosión se

produjo en el interior de la embajada de Israel, en 1992, y la segunda en la

Asociación Mutual Israelita en la Argentina (AMIA), en pleno centro de

Buenos Aires, en 1994. Hasta el momento, la justicia argentina, apoyada por

los servicios israelíes (Mossad) y norteamericanos (FBI) no ha encontrado

una sola prueba que pueda señalar a un sólo culpable. Lo curioso es que, al

igual que en Nairobi cuatro años después, a la media hora de producirse la

explosión en la AMIA de Buenos Aires, comenzaron a circular los primeros

rumores acusando a los “islamistas” de ser los “verdaderos terroristas”.

El resultado de mis investigaciones anteriores lo he objetivado en cuatro

libros (más de mil cien (1.100) páginas, en total) ya editados en España y

en numerosos artículos ya aparecidos en el semanario Amanecer, de Madrid.

Los cuatro libros anteriores son: Terrorismo fundamentalista judío (1996),

El nacional judaísmo (1997), España y los judíos (1998), y La falsificación

de la realidad (1998).

Por todo ese trabajo de investigación ya realizado, y en un sentido muy

concreto, para mí, los atentados ocurridos en África oriental son como una

película ya vista. Es un mismo esquema operativo en el cual sólo cambian los

objetivos y los escenarios. Pero no los actores principales.

Los manuales aconsejan distinguir, en toda acción de terrorismo encubierto,

por lo menos tres niveles: planificación, ejecución y selección de “víctimas

propiciatorias” (las víctimas propiamente dichas del atentado, muertos y

heridos nativos, es un “costo” político al que normalmente se lo subestima

igualándolo a cero). En toda buena operación de terrorismo encubierto, la

víctima propiciatoria (el “culpable” diseñado por los planificadores) es

escogido de antemano: forma parte de la planificación misma. Una operación

de terrorismo encubierto técnicamente perfecta es aquella en la que se logra

identificar “culpable” con “enemigo” (en este caso se ha logrado plenamente:

el “terrorismo islámico” es el enemigo de Israel y no de Occidente). Esta es

una cuestión que no debe perderse de vista en ningún momento, debe ser

recordada en cada paso, a medida en que nos internemos en el laberinto.

Lo que más llama la atención de los sucesos de Kenia y Tanzania es la

celeridad con que se identifica a los autores de los atentados (“víctima”,

en el proceso de planificación): “Sólo treinta minutos después de que

estallara la bomba ya circulaban rumores – en Nairobi – de que habían sido

los islamistas”; luego al “ingeniero” ¿palestino? (que es detenido el mismo

día en Paquistán); de inmediato la identificación de la “organización autora

de los atentados” (que lleva el insólito nombre de: Frente Islámico Mundial

por la Guerra Santa contra Judíos y Cruzados) y, con la celeridad del rayo,

los primeros bombardeos americanos sobre Afganistán y Sudán. Naturalmente,

la organización “autora de los atentados” es mencionada el mismo día de las

explosiones, como responsable de las mismas. Pareciera que el FBI no tiene

investigadores, sino videntes. Debe ser también una absoluta casualidad que

los bombardeos americanos se hayan producido en el exacto momento en que la

institución presidencial en los Estados Unidos de América estaba ya

prácticamente vaciada de legitimidad (“caso” Lewinsky).

El caso es que los ataques de “represalias” norteamericanas no estuvo

fundamentado en ninguna prueba concluyente contra la “culpabilidad” de las

“organizaciones islámicas” supuestamente agredidas por los misiles de la

flota de la primera potencia mundial. Un día después del ataque

norteamericano, el Director del FBI abandonó Kenia con las manos vacías:

“Muchas, muchas personas, en diversos lugares del mundo, pudieron haber

estado implicadas en estos atentados” (Fuente: CNN). The Washington Post (22

de agosto, 1998) fue aún más lejos en esa dirección: “El presidente Clinton

y altos funcionarios del gobierno hablaron de ‘evidencias convincentes’ para

justificar el ataque con misiles… pero no proporcionaron nueva información

para dar sustancia a sus aseveraciones… De hecho, antes de los ataques con

misiles del jueves, los funcionarios norteamericanos jamás consiguieron una

acusación contra Bin Laden y sólo lo habían ligado, circunstancialmente, a

un intento de bombardear tropas norteamericanas en Yemen, en 1992, a ataques

contra tropas norteamericanas en Somalía en 1993, y a la voladura de un

camión que mató cinco soldados norteamericanos en Araba Saudita, en 1995…

Clinton fue mucho más lejos ligando a Bin Laden con otros sangrientos

ataques en los cuales su directa participación nunca fue públicamente

establecida… Más allá de esto, altos funcionarios de Defensa se negaron a

describir ninguna evidencia específica por la que hubieran decidido los

ataques misilísticos…”.

Independientemente de que el propio “culpable”, Bin Laden, negó su

participación en los hechos de África, cualquier lector normal puede

preguntarse, con toda lógica: ¿El lanzamiento de los misiles norteamericanos

no habrá sido un exigencia israelí, luego de haber montado el atentado

encubierto?

Nuestra hipótesis de trabajo

Los atentados terroristas de Kenia y Tanzania son parte de un proceso, mucho

más largo y complejo, tendente a la conquista del poder desde dentro de los

Estados Unidos de América. Para realizar ese complot se produce la alianza

de dos grupos: los fundamentalistas evangélicos norteamericanos (Ver Anexos

1 y 2) y los fundamentalistas judíos israelíes.

Las operaciones del lobby judío instalado dentro de los EUA siguen el curso

ya utilizado exitosamente con Londres en los comienzos de la “segunda guerra

mundial”: los sionistas, en ese momento hegemónicos dentro del judaísmo, se

adaptan a, y se identifican con la “política de equilibrio” británica sobre

el continente europeo, que exigía la eliminación del potencial militar

alemán. Y desde esa adaptación casi simbiótica organizan el cerco y la

destrucción de Alemania. Esa destrucción fue considerada por los sionistas

como el paso necesario e imprescindible para la posterior fundación del

Estado de Israel.

La conquista evangélico-judía del poder dentro de los EUA se produce hoy en

día desde la simbiosis no del “equilibrio” británico, sino desde la

“seguridad” e infalibilidad (ver parte tercera de este libro: El Estado

Homogéneo Universal) que anhela el Imperio norteamericano y, por arrastre,

el proyecto occidental de construcción del Estado Homogéneo Universal. Se

trata de una alianza elaborada desde la ecuación “paz versus seguridad” del

señor Netanyahu.

La destrucción final de Alemania (es decir, el origen de la llamada “segunda

guerra mundial”) fue una gran operación judía (en ese momento, sionista) que

se realizó desde tres frentes simultáneamente: desde Gran Bretaña, desde los

EUA y desde la URSS. Judíos “burgueses” y judíos “revolucionarios” unen sus

esfuerzos en lo que sería la culminación de la “inclusión” judía en

Occidente que comienza en los mismos albores de la Modernidad. En 1939 la

víctima fue una Polonia católica, antisemita y conservadora, quien fue

impulsada por Londres, París y Washington para operar contra Alemania. Se

decía que el ejército polaco resistiría nueve meses (con el apoyo británico

y francés que nunca se produjo) los embates de la Wehrmacht, y que en ese

lapso los generales alemanes darían un golpe de Estado contra Hitler.

Hoy el Estado de Israel, gobernado por “fundamentalistas”, está en

condiciones de cooptar el poder global de Washington porque, desde un

comienzo, existió una afinidad “ideológica” esencial entre el evangelismo

norteamericano “fundador” y las primeras corrientes de inmigrantes judíos

que llegan a la América del Norte. Tal simbiosis teológica y estratégica no

se manifestó nunca ni con tanta plenitud ni contundencia en Europa, ni

siquiera durante la primera fase de expansión del capitalismo, primero, ni,

después, a partir de la Revolución Francesa (el gran acceso de los judíos

europeos a la Modernidad). Para el poder judío, hoy, no es suficiente

disponer de una altísima cuota de ministros (“secretarios”), asesores

especiales, senadores y representantes dentro del sistema de poder

norteamericano. Una cuota de poder racial (en definición de Huntington)

escandalosamente alta si la relacionamos con el total de ciudadanos

judío-norteamericanos. La futura guerra intercivilizaciones exige mucho más

que eso. Ya no es suficiente el enorme poder del lobby. Ahora es necesario

cooptar el poder, ser parte del poder de la primera potencia mundial. Esta

operación es exigida por la lógica de los acontecimientos que se avecinan:

La guerra de 1999.

Información adicional

Peso 360 g
Autor

Norberto Ceresole

Paginas

286

Pasta

Blanda

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “La conquista del imperio americano (el poder judío en occidente y oriente)”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *